AYYY CHICASSS....

Sofia Loren. En representación de todas esas tanas que tanto nos dan. Grazziee!!!

Que lindas son cuando muerden la lapicera en clase con cara de aburridas y cuando toman de más y hacen papelón.

Se suben en los transportes públicos y son lindas. Uno trata de colocarse en perspectiva para tratar de robar una mirada. Tratar de ser parte de su universo por una milésima de segundo. Son lindas cuando van paradas y cuando van sentadas. Uno trata de mirarlas de reojo cuando quedan en un asiento al costado. Y ni hablar como nos hacen sentir cuando en un viaje de largos kilómetros se nos sientan al lado. Nos debatimos todo el recorrido sobre que decirles o que hacer para generar una charla. Todo porque merecen no tener un viaje en soledad. Chicas… súbanse a nuestro tren del amor.

Las de voces finitas son lindas, todas señoritas y las de voces tipo locutora también son lindas, todas perras. Las que usan aparatos quedan lindas. Les da un toque de ternura que es belleza pura.

Si vamos caminando por la calle y una chica nos pregunta la hora, lanzamos un suspiro y pensamos: “Ahh… que linda como pregunta la hora”. Es que son tan lindas que cada cosa que hacen nos parece una especie en él genero ser lindas. Por ejemplo: La misma chica puede ser varias veces linda. Es linda cuando se levanta con carita de dormida, linda cuando sonríe, linda cuando corre, etc. Esto demuestra que todas las chicas son lindas. Sí, todas. La belleza no es un total. La belleza no es solo tener un cuerpo y una cara linda. La belleza va más allá. Nos puede gustar una chica que para nadie es linda, porque toda mujer tiene belleza.

Vemos una chica a lo lejos, en la calle, caminando entre la gente, y nos volvemos locos a pleno cabezazo para verla otra vez. A veces damos vuelta a manzana para ver a una que cruzamos. Hacemos intrincados cálculos para tratar de dar la vuelta a la velocidad necesaria para cruzarla de nuevo. Vamos pensando: “Nooo verde (iba de musculosa verde) esplotás mal” hasta que la cruzamos y desfallecemos. Pasamos veinte veces por tal negocio donde atiende tal diosa, etc.

Y si… nos queman la cabeza.

Esperamos que este manual ayude a esos corazones solitarios que sienten la desgracia de tener mala suerte con las mujeres. Si por lo menos uno de los lectores consigue su sueño estaremos satisfechos. Porque todos merecen sentir el placer de pasar un buen momento con “la elegida”, “La máxima”, “La duquesa”, “La China”, “La Gordita”, “La perra de Lanús” o la que sueñen.

Tampoco encasillamos a las chicas en la vileza de que las lindas son tontas. Conocemos muchos casos donde esta absurda regla no se cumple. Agregando que no existe ninguna medición oficial para decir quien es más inteligente que otro. Cada cual vive en un mundo separado, donde las cosas importantes no son las mismas y las habilidades que se requieren para enfrentar la vida son particulares en cada persona, por lo tanto, nadie es más inteligente que nadie.

Que lindas son también con anteojos de esos con marcos rectangulares. Las mujeres policías también son lindas, con el pelo atado y su rostro de seriedad, aunque hay algunas bastante simpáticas, pero no es para nada recomendable salir con una mujer policía, salvo que sea corrupta y consiga la grande de muzza “a barato costo”.

Ir a cenar con ellas es un momento fantástico. Verla del otro lado de la mesa, tomando unos tragos, no tiene precio, cuando es la chica que uno quiere. Que lindas son cuando se levantan y van hasta el baño y nosotros, medio copeteados, las observamos esquivando sillas y pidiendo permiso. Ese momento de la chica en el baño, siempre trae festejos en el galán, al estilo de: “¡Nooo, que buena que estaaasss!”. Cuando vuelven del baño, las recibimos con una sonrisa, felices por su cercanía y lanzamos las palabras mágicas: “¿Vamos?” O “Ahí le pedí otra”.

Chicas… beban nuestra cerveza del amor.

Son necesarias en el aire, no pueden faltar, a todo le ponen un color extra.

Que hermosas son: cuando caminan con los brazitos cruzados, cuando leen, cuando se duermen en los transportes públicos, cuando nadan, cuando comen. Y si tienen estrías, no se hagan drama, que nos gustan igual (igual, si no tienen, mejor). Que lindas son esas chicas de treinta y pico y porque no cuarenta y hasta cincuenta y pico, que nos hacen comentar “Mirá como se mantiene ella, yo quiero una que llegue así”. Y que lindas son esas niñitas que decimos “Que futuro”. O esas madres que vienen con sus hermosas hijas y nos hacen comentarles: “Suegrita, le cambio la nena por mi papa, mano a mano”. ¿Y cuando vamos en el micro y miramos a alguna por el reflejo de la ventanilla?. O por Avenida Santa Fe tipo 20 horas, caminando tranquilamente y, de golpe, salen de la boca del subte miles, morochas, rubias, coloradas; apuradas y despacio, pero todas hermosas.

Es así.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

a todos se nos van a cumplir nuestros sueños!! mucha garra, paciencia y horas de lectura de este blog son la receta!!!
gracias por escribirlo che, un abrazo!

santi dijo...

100% verdad
la perra de lanus es para mi XD ( la re pegste con esa )

Anónimo dijo...

Che muy bueno tu blog men..

jaja la del reflejo del vidrio,es la de james bond me hago el que no se da cuenta(pero ellas se re dan cuentaaa).ja